Entrevista con Rapza

Revista Voceros Edición Digital

Desde la comuna 13, San Javier, surge Rapza como uno de los exponentes representativos de la zona. Su habilidad de improvisación lo posicionó rápidamente como un referente y luego, con la habilidad para componer sus letras, ha tenido la aceptación de muchas personas en Medellín. Gracias a esto, pudo llamar la atención de Javier Ibarra, más conocido como Kase.O, quien vio en él mucho potencial y lo ha invitado a algunos eventos cuando visita al país.

¿Cómo han sido tus inicios?

Desde niño estoy metido en el rap, aunque hacía canciones para mí mismo durante cinco años. Quizá falta de confianza y seguridad. Ya pasado el tiempo me lanzo al ruedo como decimos y ahí
comenzó todo. Gracias a Dios la gente está reconociendo el trabajo e identificándose con las canciones.

Antes de yo llegar a la música, mi sueño era ser futbolista. Quien me llevaba por ese camino era un tío-hermano mío. Todo esto dura hasta que a él lo asesinan. Quedé a la intemperie, sin saber qué hacer. Aún así intenté seguir en el fútbol, aunque luego no era lo mismo.

La gente de por sí me había reconocido por el talento de improvisación. Una vez acá en San Javier hubo una batalla de gallos y me convencieron para que me anotara. Ahí comenzó todo. Empecé a grabar demos y todo el tema de la independencia musical.

¿Cuál es el público de Rapza?

La mayoría de mis oyentes son jóvenes y niños. Esto a parte de ser responsabilidad, implica respeto y me da a veces miedo. Pasar de ser alguien X a ser un referente y es ahí cuando ves que esto de ser artista no es sólo sentarse, escribir y querer plata, sino también vivir lo que se canta. Si alguien se ve identificado con mi música es aún más motivante.

Tienes a niños dentro del público que te escucha, eso debe ser mucha responsabilidad…

Una de mis labores en la música es intentar cambiar el pensamiento que tiene la gente de afuera acerca de la comuna 13. Lo que se conoce de acá gira en torno a la violencia. La responsabilidad no sólo está en lo que se dice y en las fotos sino en cómo uno actúa, qué se refleja hacia la comunidad. Hace un tiempo estoy teniendo esa madurez. Antes era muy descuidado en todo eso, hacía lo que gustaba a mí y ya. Se me dio la oportunidad de trabajar con Kase.O y al estar relacionándome con esta clase de personas, adquirí cierto conocimiento
y costumbres que debo aplicar.

Conociendo que el asesinato de tu tío fue factor clave para que cambiaras de soñar a ser futbolista a ser rapero, ¿qué ha significado para ti el hip hop?

El hip hop para mí es todo, mi salvación. La mayoría de los amigos con los que me crié están muertos, otros se tuvieron que ir del barrio por cagadas que hicieron. Yo fui uno de los pocos que vio otra oportunidad y me tiene aquí luchando en pos del bien. He logrado ver luz acá. Mi música no trata de marihuana ni armas, sino que trata de una persona que pese a sentirse sola, encuentra cómo seguir, cómo no decaer.

¿Existe alguna diferencia entre el respeto y la fama?

Cuando uno inicia a cantar uno piensa en querer plata y fama. Pero en el proceso te vas dando cuenta que entre más reconocimiento (no lo llamo tanto fama), más problemas. Personas que inician apoyándote, cuando ven que eres tú quien sube y no ellos, te dan la espalda. La fama la respeto mucho y pues eso también ciega mentes, hace que se pierda el rumbo que se llevaba, ya que la fama es eso.

Rapza quiere ser…

Quiero ser respetado. Pero antes que eso, recordado por lo que hago, por mi lucha. Esta lucha ha identificado a miles de personas que se reportan en redes sociales. Esto se puede y se ha extendido sin payola y sin recursos en televisión y si ha pasado así, debe ser por algo.

Una persona ajena del hip hop suele decir que es una cultura llena de marihuaneros. ¿Se convirtieron las drogas otro elemento del hip hop?

Yo no vincularía el vicio con el hip hop sino con cada uno. Llegará el momento donde cada quien que consume decidirá parar o se dejará llevar por el vicio. Pero el arte no tiene nada que ver con esto. Si es cierto que la mayoría de raperos consumen, pero no quiere decir que el mero hecho de ser rapero tengas que drogarte.

Una de tus canciones ‘Mi Historia’ haces una crítica a la rosca. ¿Cómo te has visto afectada por ella?

Tristemente uno no está en los eventos de esta comuna o de esta ciudad porque quienes organizan eso no te llevan en la buena o simplemente porque no les caes bien por más talentoso que seas. Prefieren invitar a los mismos y no a otros por más méritos que tengan. En vez de estar peleando, prefiero desahogarme en mis canciones y que le caiga a quien le caiga.

¿Cómo se dio la conexión con Kase.O?

A varios raperos de la comuna 13 los reunieron tras las amenazas luego de la muerte de Élider Valera. Se hace un evento donde yo fui el invitado. Cuando llego, estaban solo cinco personas pero seguía motivado. El señor Javier Ibarra llegó y yo no lo reconocí, la verdad. Cuando me bajo de cantar, quien me contrató me dijo que había alguien que me quería conocer.

Él salió a observar lo que estaba haciendo. Cierta persona del público me puso a improvisar, ya que por eso me había dado a conocer hace tiempo como te conté ahorita. El público me decía palabras para improvisar y él fue el último en dar la palabra. No recuerdo qué le dije pero llamó la atención del hombre y ahí surgió la amistad.

Se fue para España pero seguimos en contacto por Whatsapp y he tenido la oportunidad de estar con él en varios eventos que me ha invitado cuando visita el país.

¿Qué viene para Rapza?

El 2017 pretendo lanzar mi cd prensado que se llamará ‘Rap Sin Norma’ con alrededor de 15 a 20 canciones. Me han pasado muchas cosas también con lo de Kase.O y contactos internacionales.

¿Qué quisieras añadir a la entrevista?

Agradezco a toda persona que desde el rincón que están me brindan su apoyo. No caigan fácil. No pueden perder ese granito que muchos han perdido y para mí es muy importante y es la humildad.