Entrevista con Luisa Velásquez, artista del collage en Manizales

Arre Tijera es el sello de la artista Luisa Velásquez Rodríguez de la ciudad de Manizales. La mayor parte de su trabajo apela al humor y la ironía, donde se mezcla lo real de la vida cotidiana  y lo utópico. Acá te traemos una entretenida charla con Luisa, esperamos la disfrutes.

Arre Tijera Luisa Velasquez Collage
Foto: Cortesía
Revista Voceros Edición Digital

Eres pionera en el collage de tu ciudad y aún te mantienes vigente. ¿Qué te hizo entrar en esta rama?

Vengo trabajando esta técnica desde los ocho años de una manera muy empírica, incluso sin saber que se llamaba collage. Lo hacía en mis tiempos libres en la cabaña de mis abuelos. Continúe con los ejercicios del collage en la Universidad de Caldas, combinando lo que aprendí de la pintura, el dibujo, el color.

Dentro de los ‘detractores’, existe quienes dicen que tu trabajo no se puede denominar tal porque es una técnica básica de escuela y que incluso los niños lo pueden hacer. ¿Cómo respondes a eso?

Son personas ignorantes. No conocen muy bien todas las técnicas que incluyen las artes. Se quedan solo con las artes plásticas. Ahora está también el performance, el collage y otros. Deben culturizarse un poco antes de lanzar esos comentarios. Lo asumo con mucha madurez, no afecta para nada mi trabajo.

El collage no es una técnica de solo cortar y pegar para crear saturación sino que trasciende a la parte psicológica del artista y los espectadores quienes se reflejan en las piezas.

Es un problema de cultura en este caso…

Sí. También se ve mucho en los medios de comunicación. Todos estamos sometidos a estar como programados y aceptamos lo que nos muestran sin ir más allá.

Mientras algunos artistas dibujan, ilustran la belleza corporal y de formas, tú buscas la ironía y el humor. ¿Qué pretendes con esto? ¿que a la gente le de rabia o se ría?

Lo hago porque lo disfruto. Si bien es mi trabajo, lo disfruto. No tengo ninguna pretención, solo digo lo que quiero decir a través de la imagen. No me interesa si les gusta o no, lo hago por mí. Básicamente eso.

Tengo un inmenso respeto por los artistas que trabajan en el dibujo y las demás técnicas, no tengo nada en contra de ellos pero mi técnica es mi técnica y la disfruto.

Siento que por esa respuesta que me das, en algún momento aquellos que manejan otras técnicas te han querido tomar por menos…

Sí, he tenido inconvenientes con algunos artistas acá en la ciudad porque a veces pego carteles donde no se suponía que los debía pegar porque ese muro ya era de alguien. Una vez recibí una llamada de una chica que me dijo que era una irrespetuosa y que mi trabajo era muy suave como para andar pegándolo en la calle y así…

A nivel general, ¿cómo es tu relación con tus colegas de las otras técnicas?

Hay muchos que me apoyan porque saben que el collage no es algo que viene del año pasado, esto viene del siglo XX. Los que manejan las artes  tradicionales reconocen que hay perspectiva, color  y composición y saben que no es un acto de  ingenuidad sino de mucha consciencia. Se presentan  inconvenientes, que no faltan, con artistas que tienen el ego muy elevado.

Siempre trato de hablar para solucionar problemas. Sino se puede hablar, pues continúo con mi trabajo.

Yo descaradamente me denomino la pionera del collage. No es un título que me haya dado la ciudad o maestros de artes, no. Yo trascendí en la técnica frente a otros artistas del collage y por eso me apodé así. Queremos ser respetados todos y es un derecho que tenemos, sin embargo, no es una obligación que lo hagan.

El respeto se gana. ¿Sientes que te lo has ganado?

Sí. Además de trabajar esta técnica, soy  autogestora de mi propio trabajo. No me interesa hacerlo y guardarlo debajo del colchón sino que la gente lo vea y les diga algo. La gente me ha apoyado y respetado mucho en general.

Estuve en la Vienal de Cali y recibí muy buenos comentarios e incluso hicimos composiciones juntos. También he colaborado con artistas y fotógrafos, en fin.

A nivel Manizales hay un respeto y ¿cómo va ese posicionamiento a nivel nacional e internacional?

Pasé a la Bienal de Cali que para mí es un logro muy grande. Acá en Colombia hay muchos artistas de collage, solo queda trabajar y el resto se va haciendo solito.

Hay quienes “se esconden” y prefieren que su trabajo hable por ellos, a ti te gusta mostrarte y que la gente sepa quién está detrás de las composiciones. ¿Cómo ha sido ese feedback con la gente? ¿Entienden los mensajes?

Siempre que se me acercan mientras trabajo en la calle tratan de entender. Yo les digo que no tienen nada que entender sino todo por percibir. Abrir todos sus campos energéticos y percibir.

En general, en todas las obras habrán iconos y símbolos que si conocemos la historia en general nos acercará a ese posible mensaje que el creador de la obra da. La mayoría de veces ha llegado el mensaje, otras no y pues es lo que le pasa al collage por la superposición de imágenes.

Pero tú haces una composición teniendo una intención. A ti te gustaría que la persona dijera X o Y al ver tu obra…

He tenido muchas respuestas de las obras. En su mayoría parece que se percibe lo que transmito.  Tengo muchos trabajos sociales y políticos. Hay otros que quizá no se comprenden tanto porque trabajo cosas íntimas. Más de lo que me pasa en el momento, la cotidianidad. Trabajo de lo íntimo a lo público. Tengo una carpeta de ejercicios donde me desnudo y muestro mi intimidad.

Los artistas tienen su parte consciente, que saben lo que quiere transmitir y con base a eso busca imágenes, colores, etc. La otra parte es la intuición al trabajar más de qué les está pasando o la imagenes qué les provoca y a veces no saben qué están haciendo y al final lo ven y reflexionan “uy, todo esto me está pasando”. A veces es difícil que esto de la intuición se entienda y cada quien tendrá su punto de vista y es muy válido.

¿Cuáles han sido los logros que has tenido en el collage?

A nivel personal me ha permitido transformarme, entender la vida. A nivel social, me ha permitido comunicar, desahogarme. A nivel económico no lo suficiente pero aquí estoy, trabajando en lo que me gusta y es mi sueño.

Aún me encuentro en el proceso, conociendo gente bellísima gracias al collage, hacedores de otras técnicas y logramos reunir e intercambiar ideas. Creo que es un proceso y faltan muchos logros más. Estoy todavía en esa búsqueda, esperando a ver qué más sucede.

¿Cuál ha sido la obra que mayor impacto ha tenido para ti como artista y para el público?

La verdad yo no soy sabedora de la política de Colombia de pi a pa. No comprendo mucho de política pero leo, veo cositas y trato de estar informada. En una de las elecciones, que decían que Uribe estaba comprando votos y otros que no, que era Santos y se mantenían agarrados y salía en noticias mundiales y todo, hice unos collages para una revista de Pereira pero no pasaron. Se llamó Campañas Anales Erecciones Presidenciales. Ese trabajo únicamente fue para la calle y me los arrancaron.

Yo no estaba defendiendo ninguna de las dos posturas, solo estaba burlándome de ese matrimonio que no se va a romper. Afortunadamente no pasó a mayores como cuando a aquel caricaturista que lo amenazaron de muerte y todo, a mí no me pasó nada de eso. La obra generó mucho impacto, muchas preguntas y mucha controversia.

Te privaron la libertad de expresión…

Al mismo tiempo me cuestionan. A ver, ¿por qué cuando ven una publicidad que atenta contra las mujeres, que nos dicen cuáles son los cánones de belleza y que así debemos ser, no lo arrancan y le echan pintura y vetan? Ellos tienen compromisos sociales. Nos están mintiendo y nosotros aceptamos eso. Si llega alguien a decir algo, lo vuelven una telenovela y lo vetan. Somos una sociedad de agazapados.

¿Qué nos puedes contar de Arre Tijera en sí?

Es mi sello artístico y manejo cuatro enfoques que considero importantes y me han permitido darle unos pies y una cabeza:

El enfoque pedagógico, busco una sistematización para poder enseñar cualquier tema a través del collage porque la imagen hace más divertido el aprendizaje. Trabajo talleres con niños, niños especiales y de una manera muy inclusiva.

En el enfoque comercial, manejo el tema de las playeras Arre Tijera que se sacan por colecciones. Se estampan imágenes sobre camisetas y son ediciones limitadas.

El otro enfoque es el arte urbano donde hago collages, los imprimo a gran formato y bombardeo la calle.

En cuanto a la galería me dirijo a otro público: el que compra o articula en otros lugares.

Es una pequeña empresa…

Sí, es cierto. Lo que la caracteriza es que son ediciones limitadas para que sea más exclusivo. Las camisetas han tenido buena aceptación en Manizales. En la Bienal le vendí a muchos extranjeros y eso ha venido cogiendo fuerza.