Nas e Illmatic, obras maestras del hip hop

El Illmatic es una obra maestra del hip hop, sus líricas hablan de toda la historia del rap y puso en el plano a Nasir Jones, el gran y único Nas.

Nas Illmatic
Nas Illmatic
Revista Voceros Edición Digital

Recuerdo que cuando estaba en el colegio mis amigos hablaban de asilo 38, La Etnia, Mc Solaar, de Wu Tang Clan y un sinfín de grupos que eran desconocidos en ese entonces para mí.

Un día luego del colegio fuimos a una tienda de CD´s dónde solo habían discos de rap y hip hop, allí compré mi primer cd. Era de Nas: I Am. Su carátula es la de Nas como un príncipe egipcio.

La verdad lo escogí porque fue el que más me llamó la atención. Al escucharlo quedé sorprendido, empecé a investigar más sobre Nas y encontré la joya sagrada, el santo grial del rap: el Illmatic.

Te puede interesar >> Una análisis a la obra de Cristine Peri Rossi: Cotidianidad Vs Ser <<

El Illmatic es un álbum capaz de hablar sobre la delincuencia en New York y el miedo a dormir porque la muerte es la prima del sueño y después invocar a Rimbaud o García Márquez.

Ha sido nombrado como uno de los mejores de la historia de la música rap, esto dicho por expertos de este género y demostrado en el ranking de la Rolling Stone de los 500 mejores álbumes de toda la historia de la música, en donde ocupa la posición 402.

Si hay una canción que es potente, rápida, melódica y trasgresora es New York State of Mind: hablar de una ciudad, de una situación, poner en contexto ese gueto y trasladarlo al riesgo que se siente de estar en la oscura sombra y senda de las rimas y la droga, es emblemático por donde se le mire.

Para qué mirar noticias y leer periódicos cuando Nas, con su lengua afilada, fue capaz de introducir a la sociedad en el infierno que se debe cruzar al tener un arma para ser Capone, esnifar heroína y sentir al enemigo a la vuelta de la esquina. Toda esta potente retahíla para condensar un poder maligno y mágico de la calle en un simple estado: en un State of Mind.

De 40 minutos de duración, 10 canciones, lanzado en el 19 de abril de 1994, con 17 años, Nasir erizó a toda la costa Este y puso a Sony de rodillas.

Los genios se fundan en poder y sudor, en una sinceridad que no encaja, solo perturba, pues el Illmatic movió los cimientos del rap poniendo en tela de juicio a todos los liricos y cantantes de hip hop.

>> Te puede interesar: 10 puntos claves que hicieron del graffiti una forma internacional de arte <<

Si pudiera hacer un altar para enaltecer a los grandes de la historia musical más allá de su género, Nas estaría junto a Héctor Lavoe, Bob Dylan y Beethoven. Nada tiene que ver un género con el otro, pero si se analiza cada uno de ellos, es un alma que interrumpe la calma y la trivialidad musical haciendo un alto, delimitando un renglón para establecer una vara con un nivel que muchos no van alcanzar.

Al pueblo, a nosotros los bendecidos que escuchamos, nos queda solo rendirnos y dar rienda suelta los oídos y despabilar los sentidos para recibir el poder que tiene la música; revolucionarios de su propia revolución, músicos fuera de su contexto, adelantados e iluminados.

Nas hizo algo que no había pensado: replantear mi conocimiento musical y alimentar mi curiosidad por el rap y el hip hop. La búsqueda fue especial y el encuentro mágico, porque sin saber mucho, tuve la misma experiencia de aquel que es experto en el rap, ¿cómo es eso posible? ¿cómo alguien tiene la magia para igualar a los sabios e ignorantes en un mismo bolso? el único capaz de dar respuesta a esa extraordinaria revolución es Nasir. Genio musical. Amo y señor de una verdad musical. La música como revolución e igualdad, sin importar el género, todos podemos sentir el contexto del que habla Nas.

Estoy seguro que mañana cuando el mundo se esté acabando, nos desplacemos a otro planeta porque éste quedó hecho añicos y la humanidad decida salvar las obras de arte que fundamenten las bases de una nueva sociedad, el Illmatic va estar como el álbum que la humanidad necesita para saber qué es rap, para conocer la sabiduría de las calles y para recordar que una canción de rap es la mejor poesía que tiene el ser humano: callejera y honesta.

Larga vida al Illmatic.

>> Te puede interesar: Datos de la historia del hip hop que quizá no conocías.<<