El Graffiti Debería Ser Protegido Por Derechos De Autor

derechos de autor graffiti
Revista Voceros Edición Digital

Que grandes marcas se aprovechen del espectacular arte plasmado en las calles, sin ofrecer ningún tipo de regalía, no es algo bueno.

Cuando el artista Jason “Revok” Williams plasmó su obra en una de las calles de Brooklyn, probablemente nunca se imaginó que terminaría en un conflicto legal con un gigante de la moda por derechos de autor.

En Enero del 2018 eso fue lo que pasó. La empresa sueca H&M, en una de sus campañas publicitarias, utilizó como fondo la obra del artista.

Williams solicitó por escrito a la compañía que removiera su campaña publicitaria ya que estaba infringiendo a sus derechos de autor y la vinculación de su trabajo con la compañía le estaba generando daños.

H&M sin embargo, rechazó las reclamaciones del artista, catalogando su trabajo como “vandalismo”.

Una serie de apelaciones y términos legales tomaron lugar y fue el 15 de Marzo del mismo año que la empresa publicó un tuit donde decían que iban a “retirar su demanda”. El abogado de William confirmó luego  que pese a estas declaraciones, la compañía no iba a retirarla.

La empresa sueca explicó mediante un tuit la situación y manifestó iba a remover el caso.

“H&M respeta la creatividad de los artistas sin importar el medio. Debimos haber actuado diferente en nuestra forma de abordar este tema. Nunca fue nuestra intención de sentar un precedente en relación al arte público o influir en el debate de la legalidad del arte urbano. Como resultado, estaremos retirando la queja presentada en la corte. Estamos poniéndonos en contacto directamente con el artista en cuestión para llegar a una solución. Agradecemos a todos ustedes por sus comentarios y preocupaciones, como siempre, su voz nos importa”. 

Esto entonces genera un tema interesante y es: ¿Deberían las obras de graffiti estar protegidas por las leyes de derechos de autor y pueden los artistas evitar que grandes marcas se aprovechen de sus obras?

Campaña publicitaria de “New Routine Sportwear” de H&M utilizando como fondo la obra del artista Revok, sin ningún tipo de autorización / H&M

Ya hubo antecedentes

Es que esta no es la primera vez que este artista -y muchos otros- se han enfrentado a gigantes comerciales. En 2014, junto a los otros artistas Reyes y Steel, abrieron un caso en contra de la compañía italiana Roberto Cavalli por los derechos de autor de una de sus obras en San Francisco.

En esta nueva disputa con H&M, la empresa se mantuvo en que la obra era un graffiti creado ilegalmente sin autorización y por lo tanto ellos lo pueden utilizar sin tener que pagar al artista algún tipo de regalía. A su vez, se lava las manos diciendo que el artista no puede reclamar nada por cuanto su obra ha sido realizada ilegalmente.

En otras palabras, la compañía sueca manifiesta que el graffiti ilegal es vandalismo asi que cualquier debería poder apropiarse de él para cualquier fin.

En los Estados Unidos, los trabajos de estos artistas son aptos para ser protegidos por derechos de autor si son originales y pueden permanecer fijos en un medio tangible, como es el caso del costado de un edificio. No hay duda de que el mural de Revok cumplía con estos requerimientos.

El graffiti debería ser tratado diferente

No es justo que gigantes de la moda se aprovechen del arte en las calles para sus campañas publicitarias.

La forma (legal o ilegal) en el que el arte es creado, no debería afectar su derecho de autor.

Si alguien crea una majestuosa obra de arte con un elemento que no es suyo -sea porque se lo prestaron- ¿por qué le niegan el derecho de proteger su obra y evitar que otro haga dinero con él arbitrariamente?

“Lo hecho por H&M is un insluto a los derechos de los artistas, debemos levantar nuestras voces,” manifestó Alan KET, un representante del graffiti. “Esto podría dejar a millones de murales y piezas importantes alrededor del mundo totalmente sin protección y disponibles para que empresas las usen sin ningún pago o permiso. No debemos permitir que estas empresas usen nuestro trabajo y se apropien de nuestra cultura para vender sus productos para su propia ganancia económica, mientras que, al mismo tiempo, les permitimos devaluar nuestro trabajo, cultura y todo por lo que trabajamos.”

De los tantos de seguidores de KET, se utilizó una especie de campaña en contra de esta acción que la empresa sueca tomó y ahora solo queda esperar qué acciones se toman con respecto a los derechos de los artistas.

@hm #boycott #boycotthm

A post shared by RIS CREW (@rockinitsuckers) on